miércoles, 14 de enero de 2015

Historias del Madrid de Isabel II

Retrato de la joven reina, coronada y con un vestido azul con escote blanco y collar de perlas.
Isabel II (Museo Romántico).
Durante el reinado de Isabel II los madrileños protagonizaron o fueron testigos de una de las épocas más convulsas e interesante de la historia de España. La guerra carlista, la desamortización de Mendizábal, la Noche de San Daniel, la aparición del ferrocarril o la construcción del Canal de Isabel II se sucedieron entre sublevaciones militares y revueltas. En aquellos tiempos los líderes de los partidos políticos, liberales progresistas, liberales moderados y demócratas, eran militares.
La medida política que tuvo una mayor repercusión fue la desamortización de Mendizábal, ministro de Hacienda durante la regencia de María Cristina de Borbón por la minoría de edad de su hija, Isabel II. Iniciada en 1835, la desamortización fue un proceso de expropiación y subasta de bienes de las órdenes religiosas, excepto un listado de bienes destinados a servicios públicos o monumentos nacionales. El propósito era obtener fondos para saldar la enorme deuda pública, costear la guerra civil contra los carlistas y crear una clase media de campesinos propietarios que impulsara la economía. Las consecuencias fueron importantes en las zonas rurales, donde la Iglesia había acumulado inmensas cantidades de tierras, pero también en ciudades, sobre todo Madrid, donde a principios de siglo el clero y la nobleza poseían el 47% del terreno de fincas urbanas, con más de 140 edificios religiosos, entre iglesias, conventos, ermitas, colegios, hospicios y hospitales. En 1837 el porcentaje había bajado al 18%.

 
El nuevo edificio para el Congreso, aparecen ya las columnas y leones en la fachada, y detrás se ve la iglesia, posteriormente demolida.
Iglesia convertida en sede del Congreso. Museo Municipal.

Como ya había ocurrido unos 20 años antes en Madrid, aunque a menor escala, con los derribos ordenados por José Bonaparte, la desamortización liberó gran cantidad de suelo y aparecieron nuevas plazas. En otros casos se derribaron iglesias y conventos y se subastaron los solares, o hubo cambios en el uso de los edificios. El Congreso de los Diputados, el Senado o la Universidad Central de Madrid se instalaron en antiguos conventos. No se logró el objetivo de crear una clase media agraria debido a la falta de planificación de las subastas, lo que provocó también ventas a precios irrisorios y la ruina o el expolio de importantes obras de arte.


Isabelinos y carlistas

Isabel II heredó el trono a la muerte de su padre, Fernando VII, en 1833. Tenía sólo tres años, lo que dio lugar a dos regencias, primero la de su madre María Cristina de Borbón  y después la del general Espartero. Desde 1833 y durante siete años tuvo lugar la guerra civil entre los carlistas, partidarios de que heredase el trono el hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro de Borbón, y los liberales partidarios de Isabel II y su madre. El reinado de Isabel II comenzó en 1843, para lo que hubo que decretar su mayoría de edad cuando tenía 13 años, y se prolongó hasta la Revolución de 1868, que la destronó. 

Hubo revueltas, como las de 1840, que llevaron a la regencia a Espartero; pronunciamientos militares como el que puso al frente del Gobierno al líder liberal moderado Narváez, en 1843; o ‘la Vicalvarada’, en 1854, sublevación de la guarnición de artillería del antiguo pueblo de Vicálvaro, que llevó al líder progresista Espartero a presidir el Gobierno.
Reverso de la moneda de plata se lee: Inauguración del Canal de Isabel 2ª. 24 de junio de 1858.
Moneda conmemorativa.


Canal de Isabel II y ferrocarril

En esta época se produjeron también dos importantes acontecimientos: la construcción del ferrocarril y la llegada de agua a Madrid desde el valle de Lozoya. El 7 de febrero de 1851 salió de la estación de Atocha el primer tren, con destino a Aranjuez, y en junio del mismo año se aprobó la construcción de 77 kilómetros de canal para abastecer de agua a la ciudad. El 24 de junio de 1858 se inauguraba el Canal de Isabel II. En 1862 se terminó la ampliación de la Puerta del Sol, tras el derribo de las casas a su alrededor.


La Noche de San Daniel

Otro recordado suceso fue la Noche de San Daniel. Ocurrió en 1865, durante el Gobierno de Narváez. La decisión de Isabel II, apoyada por el Gobierno, de poner a la venta los bienes del patrimonio real, ceder al estado el 75% de los ingresos obtenidos y reservarse para ella el 25% del producto, acarreó duras críticas del Partido Demócrata, que consideraba dichos bienes patrimonio nacional. Su líder, Emilio Castelar, catedrático de Historia en la Universidad de Madrid escribió un artículo periodístico contra la Reina. El Gobierno pidió al rector de la Universidad la expulsión  de Castelar, pero el rector se negó y fue destituido. El 10 de abril los estudiantes organizaron en la Puerta del Sol una serenata pacífica que fue reprimida por guardias civiles a caballo y soldados con bayonetas. Murieron 12 estudiantes y otros 200 resultaron heridos. Narváez tuvo que dimitir, siendo sustituido por el general O’Donnell.

 
El grabado muestra un grupo de hombres y mujeres de distintas clases sociales de la época
Tipos Madrileños,mediados siglo XIX. Museo Municipal.

Un nuevo pronunciamiento en 1868, llamado ‘La Gloriosa’, liderado por los generales Serrano, Prim y Topete, puso al frente del Gobierno a Serrano y luego a Prim, y llevó al exilio a Isabel II. En plena crisis agraria, que duplicó el precio del trigo en dos años, y financiera, que llevó a la quiebra a la mitad de los bancos, se inició un periodo revolucionario, primer intento de instaurar en España un sistema de gobierno democrático. El gobierno provisional puso en el trono de España al italiano Amadeo de Saboya, y dos años después llegó la I República.




No hay comentarios:

Publicar un comentario