jueves, 30 de mayo de 2013

Calle de Alcalá, un paseo histórico


La calle de alcalá hacía la puerta del sol, a la altura del casino de Madrid
Calle de Alcalá, cerca de Puerta del Sol. Foto: F. Ch.
Antes de llamarse calle de Alcalá se llamaba calle de los Caños de Alcalá, por existir allí una fuente con este nombre cerca de dos grandes olivares en los que se ocultaban muchos malhechores que asaltaban y mataban a los viajeros. En la zona había numerosas cruces recordando a los asesinados. Cuando el rey  Felipe II trasladó la Corte desde Toledo a Madrid, en 1561, comenzó a ponerse de moda entre los personajes más importantes de la Villa instalar su residencia en la zona de los Caños de Alcalá. 

La calle de Alcalá recibió su nombre por ser el camino hacia la localidad de Alcalá de Henares. Es una de las vías más importantes y de mayor longitud de Madrid. Su tramo más antiguo e ilustre es el comprendido entre la Puerta del Sol y la Puerta de Alcalá. En este recorrido cuenta con muchos edificios de gran interés histórico y artístico de distintos estilos, como la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, el Casino de Madrid, Banco de España, iglesia de San José, Círculo de Bellas Artes, Cuartel General del Ejército y otros pertenecientes a entidades bancarias. Además, la emblemática Fuente de Cibeles en la plaza del mismo nombre.

El Círculo de Bellas Artes, recuerda a los transatlánticos de los años 20, sobre su azotea la diosa Minerva,
Círculo de Bellas Artes. Foto: F. Chorro
El primer edificio importante de la calle de Alcalá fue la Casa de la Aduana, números 5, 7 y 9, un edificio de estilo neoclásico. En el número 13 se halla la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, palacio de Goyeneche (1725), construido en tiempos de Carlos III por José Benito de Churriguera, y restaurado en 1774 por Diego de Villanueva, que modificó la fachada. En la confluencia de Alcalá con Gran Vía se encuentra la iglesia de san José, construida por Pedro de Ribera entre 1733 y 1742, durante el reinado de Felipe IV. Es uno de los máximos exponentes de la arquitectura barroca dieciochesca. Enfrente, en el número 42 de la calle Alcalá, se halla el Círculo de Bellas Artes, exponente del estilo art decó y referente de la actividad cultural madrileña. El edificio, diseñado por Antonio Palacios, se levantó de 1921 a 1926.

Un poco más abajo, donde hoy se levanta el Banco de España se encontraba antes el palacio del Marqués de Alcañices, derruido en 1884 para levantar el edificio actual, obra de Eduardo Adaro, terminado en 1891. Posteriormente fue ampliado hacia la calle de Alcalá, entre 1927 y 1934, por José Yarnos. Enfrente, se encuentra el palacio de Buenavista, construido por Juan Pedro Arnal en 1777 para el duque de Alba. Actualmente alberga el Cuartel General del Ejército.
Bajada de la calle desde la Puerta del Sol. Destacan los artísticos edificios en estilos diversos.
Calle de Alcalá, cerca de plaza de Cibeles. Foto: F.Ch.

Puerta de Alcalá

Más allá se encuentra la Puerta de Alcalá, uno de los símbolos de Madrid, pero la primera Puerta de Alcalá estaba situada un poco más abajo y se construyó en 1599 para recibir a Margarita de Austria, esposa de Felipe III. El 9 de diciembre de 1759, Carlos III también entró en la Villa a través de ella, pero no le gustó, quería otra más triunfal y ordenó derribarla. Entre los proyectos presentados por José de Hermosilla, Ventura Rodríguez y Francisco Sabatini, el rey eligió el de este último. Sabatini la terminó en 1778 y fue ornamentada por Roberto Michel y Francisco Gutiérrez.

Este monumento contiene un mojón de granito guadarrameño que señala lo que era el paso del ganado por la Cañada Real durante la trashumancia. Esta tradición recuperada conlleva que una vez al año un rebaño de ovejas recorra parte de lo que fue el antiguo trayecto, por la calle de Alcalá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario